Los 18, con mama y abuela