Cabría preguntarme; Tendencias XXI, 2007

 

 

 

 

 

 

 

Claudio Portiglia

 

 

Cabría preguntarme

 

 

 

 

- Poesía 1996/1997 -

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Donde haya un retrato

quiero poner una mujer o un hombre

en movimiento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parte 1

 

 

 

El esbozo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cabría preguntarme adónde

 

 

 

 

 

 

 

y verme

y verme

y verme

 

 

 

 

Son dos huecos dos ojos dos pistolas

cuidado amor que tiro

 

 

 

 

 

Así aleteo y voy así te dejas

ingles sobre mí sobre tu peso

 

 

 

 

 

Sobre todo la noche para andar

 

 

andar

andar

andar

 

 

andar cavando

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre todo la noche lo hemos dicho

espera derramada casi siempre

suficiente volcándose a sí misma

 

 

 

 

 

Sobre todo vacío la pregunta

 

 

 

 

 

Me hueles el perfil huelo tu carne

sobrada carne mía desconsuelo

 

 

 

 

 

A la hora del naipe del teatro

más imágenes más

más de lo mismo

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicias lo que fue lo que antes eras

me inicialas   te cedes   me sacudes

 

 

 

 

 

Me alimentas me cielas me levantas

hambre de cada tanto y levadura

 

 

 

 

 

Y cielo cada mes cada vez mío

 

 

 

 

 

Y ruinas en el par en el rodeo

yacen dos toros luna en la garganta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y en el vaso tal vez

tal vez la noche

 

 

 

 

 

Tal vez la rebelión la misma casa

 

 

 

 

 

Solo una voz

apenas

dividida

 

 

 

 

 

Cría legiones de maíz y ábreme

ábrete a mí   levántame   sumérgete

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Redondez sobre el pozo deposito

 

 

detrás

en él

en mí

tú necesario

 

 

 

 

 

Tú de rombos de rojos de camperas

de charcos en la lengua de baldosas

 

 

 

 

 

De alevinos al viento la laguna

un puente verde al sur todas las tardes

 

 

 

 

 

Todos los días tú   yo cada tanto

 

 

 

 

 

Casi nadie vacío y sin antojo

 

 

todo sucede

ves

todos los días

 

 

 

 

 

Levanto un temporal me das un río

una cáscara un huevo un sol de calcio

 

 

 

 

 

Un esperma una espera te concedo

te rapto yo lo sabes tú lo dices

 

 

 

 

 

Desde una esfera de un cordel de un ángulo

 

 

 

 

 

 

Antes apenas yeso voz motivo

saleros de la arena los salares

de la mesa del diente de tu mano

 

 

 

 

 

Cabría preguntar adónde moras

 

 

 

 

 

Adonde yo notú no silenciado

no demasiado río vino nieve

no negrura   no cuarto    ¿no recuerdas?

 

 

 

 

 

Almablandura

no

nada

es lo mismo

 

 

 

 

 

 

Blanquísima   primera   necesaria

casi sal casi todo piensavamos

 

 

 

 

 

Vamos al río   solo   por las noches

por la asamblea rambla de tus huesos

y tu peso y tus pasos y mis ojos

 

 

 

 

 

Y el vértigo la fuente los olores

el secreto metal la perspectiva

 

 

la paciente fosfórica prudencia

 

 

la primicia racional

el arte

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuego naufragios casi siempre vuelves

casi siempre me sedo con tu río

 

 

 

 

 

Me cedo

me concedo

me atenazo

 

 

 

 

 

Creo en ti como el agua   ¿la bebamos?

 

 

 

 

 

Me antepongo

me tú

tan como ahora

 

 

 

 

 

 

 

 

Nada más que la aguja finamente

finalmente fatal fría es la hoja

 

 

 

 

 

Frío es el ojo que el oval suspende

fría la ley el punto la puntada

 

 

 

 

 

La partida en la noche los angélicos

los escribas   los fatuos   los eunucos

 

 

 

 

 

Los nunca nada siempre   y como sea

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cabría preguntarme cuándo

 

 

 

 

 

y hablarme

hablarme

hablarme

 

 

y por ahora

 

 

 

 

Hablabas me parece repentina

mi parecido pez mi luna entera

 

 

 

 

 

Mi cielo de peón mi voz pantalla

mis lunes de cemento suelo hembra

 

 

 

 

 

Sembrándote

nutriéndome

nutriéndote

 

 

 

 

 

Mi plenitud en celo a tus derivas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tu plenitud en luna pleniluna

a tus costados paso a mis costados

 

 

 

 

 

América las horas horaduras

sobre la piel de piedras de las pircas

 

 

 

 

 

Sobre la linde límite frontera

borradura de fuego borratina

 

 

borravino tu caja   Voladura

 

 

 

 

 

Cabría entonces preguntarme cómo

con quién a cuál por cuánto qué motivo

 

 

 

 

 

 

Celadores al margen no controlo

tus cerradas veladas celosías

 

 

ni tu sombra

tus sombras   tu sombría

permanencia de pie de todo tanto

 

 

 

 

 

Por qué razón por cuál por cuántas noches

por qué rarezas del amor estamos

por qué la letra sopla sobre el vientre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde la hora ingénita me alumbras

me conduces   me guías   me disparas

 

 

 

 

 

Piedrabanco tu pie tu pelo apenas

bebo te rezo huelo te reclamo

 

 

me remito

te llego

 

 

 

 

 

Ibas detrás cabría preguntarme

 íbamos ibas desde dónde cómo

yo sobre un hielo rielo en la mirada

de la voz con que miro tu yo lejos

 

 

tu yo mío mi tuyo mi pintora

 

 

 

 

 

 

 

Pareces pero no pero antes eras

parecida virtud virtual viscosa

parecido color sobre la tela

 

 

sobre la forma tú yo como entonces

 

 

 

 

 

Y andarte en voz andarte como siempre

 

 

andarte en letra en mí en cadatantos

en canto   en cómo   lívida   rodada

rodamiento   tu límite   mi lezna

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi cintura mi ciénaga mis humos

mi rescatada edad a estas alturas

mi brizna en tizne tú tu piel llovizna

 

 

tu novedosa curva mi desvelo

 

 

 

 

 

Mi ruptura mi caja mi polilla

mi raído vestido mi despojo

y esa sombra la mosca el río el celo

 

 

 

 

 

Tres martillos la lengua

tres disparos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trepidaba la casa se advertía

se vestía de boda tú lo sabes

yo tu blanco tu banco tu batalla

 

 

 

 

 

Tuve tu voz te pido no resuelvo

 

 

interrogo pregunto resucito

me recorto la casa de cenizas

de semillas deploras de recatos

 

 

 

 

 

De aprendices ardid perdidos solos

sola tu huella escena solo nuestra

nuestra hornalla la sed nuestro ladrillo

miras llover en tanto palideces

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te pareces al día te pareces

 

 

al río

y río

y lloro al mismo tiempo

 

 

 

 

 

Al mismo pedernal la misma lumbre

pedestre  orfebrería nuestra casa

tuya tu voz mi cielo a toda costa

 

 

 

 

 

A todo río sol a todo vientre

a todovuelo vuelo mientras pasas

ribera en vos mis juncos mis palomas

 

 

de tus mismas palomas a mis flejes

 

 

 

 

 

 

 

De tu río mi viento mi metralla

mi guerrillera hazaña tu caricia

 

 

mi che   tus quieres   salmos   hallo en velas

tu luzcolor tu quichua mis colores

milucentí tus telas tus pestañas

 

 

 

 

 

Desvarío confundo me arrebato

te rebato me elevo te cuestiono

te persigo te ayuno

 

 

me adelanto

me levanto en silencio te persigno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y eran tantas las noches tantas veces

 

 

 

 

 

Tantas veces creí que ya no estabas

detestaba tu piel  tus planeamientos

mis tratados tus plantas tu memoria

tu cinismo tu nuca mis alturas

 

 

 

 

 

Y nos fuimos comiéndonos la sangre

a mordiscones cruz cruzando el puente

fundiéndonos la voz desde las lenguas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y sigues tú

y sigo   y sin apuro

y sin descanso   y cinc

a puro cielo

 

 

 

 

 

Yo te he acosado antes tú lo sabes

tú lo dices lo cuelas lo disputas

me levantas el velo te despachas

 

 

 

 

 

Te deshilachas virgen a mis ruegos

a mi fe mi entusiasmo mis antojos

mis esponjas mi pecho mis navajas

 

 

como una rueda célibe mordiéndome

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuánta lluvia detrás del otro lado

del otro ruedo abajo hacia la izquierda

izquierdamente dije me repito

tododije me ves yo continúo

 

 

 

 

 

Sigo sembrando en piélagos en islas

en istmos ritmos sílabas palabras

mientras pintas y pintas

 

 

y desovas

 

 

 

 

 

tu corazón mi cara mi armadura

tu soledad sentida tu dibujo

mi pasado tu mano tu cansancio

mi rebarba de luz   tu metalurgia

 

 

 

 

 

 

 

 

Amábamos trenzados casi huyéndonos

 

 

 

 

 

Casi huérfanos niños casi noche

yo pesado tú fiel tú necesaria

tú primera pretérita precisa

 

 

tanto vuelo poblados vanamente

finamente fatal como diluvios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Renacidos preñados pleno henchido

entero austero en voz en circunstancia

en sequedad de suelas subes subo

 

 

 

 

 

Tuvo tu voz un velo aquella tarde

aquel color aquí la misma suerte

aquietadas mis aguas  tú sombría

 

 

vegetal imponente planetaria

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ardo plantal al pie de tanta lumbre

de tanta tiritada fantasía

de tal temblor que late por si acaso

 

 

 

 

 

Por si cedo portuario a tus deseos

 

 

 

 

 

A tus noches me entrego y a tus ojos

tus fuentemías savia de mis jugos

tus policromas razas tus razones

sobre las lentes mías tus motivos

tu desmañado aliento de persiana

tu sensación de hembra tus enojos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tan desnuda tan sucia de pintura

tan abierta tan clara me pareces

tan caliente tan mía tan precaria

 

 

 

 

 

Tanto anduve

y anduve

 

 

 

 

 

y tanto anduve

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Éramos dices cada vez menores

cada mar más abiertos menos duros

cada luz más osados más madera

 

 

 

 

 

Y reviertes tus líquenes tus líquidos

 

 

 

 

 

tuve tu voz

te sueño

tú tendida

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tú melliza del aire javanesa

prensa marco mi coche por tu sitio

por tu litio reloj a contrahora

 

 

 

 

 

De alargados peldaños penitentes

de posibles aciertos de pisadas

 

 

 

 

 

Demás está saldar nuestra porfía

nuestra lucha titán tifón tu barco

nuestra nave tu rota intransigencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tú llegaste yo vi no quise irme

 

 

no quisimos quizá

quizá lo sepas

 

 

 

 

 

Advertidos mayúsculos dadores

predadores   quizá   predestinados

a términos de cal a territorio

 

 

 

 

 

Tú en tu hueco yo aquí yo como siempre

hoyo de agosto   o yo   tú no lo sabes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era el sol yodosol laguna oscura

espejo esponja látigo

 

 

no vuelve

 

 

 

 

 

No es preciso volver sí necesario

 

 

 

 

 

Sí necesario amarte tú lo sabes

 

 

sí necesario recorrer tus costas

tu perfil tus canales tu silencio

tu mordedura de hembra en desamparo

de alcohólica de innombre de funesta

lapidada la voz daba lo mismo

 

 

 

 

 

 

 

 

Tu espeso labio el diente la saliva

mixtura de almidón rehén del agua

desde el mismo espinel la misma tarde

 

 

 

 

 

Te nombro cada tanto y me perforas

 

 

 

 

 

Me agotas me alimentas me contraigo

soy a tu boca el cebo que resistes

 

 

que contagias que inundas

que proyectas

 

 

 

 

 

Cada tanto a tu lado tu motivo

 

 

 

 

 

 

Yodocielo tus aguas tan oscuras

mi perro   un árbol   grito   y diferente

mi cascada te sube

 

 

cae la tabla

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Démonos

tú resistes al otro

yo resisto la calle

tú me amas

 

 

también

 

 

yo necesito

 

 

 

 

 

Y al final del pasillo   largamente

la cuadra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parte 2

 

 

 

 

 

 

La Tela

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y me esperas me espejas me ametrallas

me crucificas canto a los pinceles

me dislocas en puntos en matrices

me alimentas de rostros esparcidos

 

 

 

 

 

Allí chorreas tú toda la noche

toda la muerte en magia encabalgada

en costura en patrón en paradigma

desde el vértice lúdico del ojo

 

 

 

 

 

Nos volvemos catárticos dispersos

hechos agua chupados proverbiales

encima del cajón sueltas la letra

la ventisca su luz desmesurada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pegas un salto subo el horizonte

por la línea que imbrica los sentidos

me conformo en tu esfera me confiscas

brocha en fuga mi tibia suspirados

 

 

 

 

 

Hacia el otro costado semejante

al cartón a los poros la madera

casi humano pervivo me sostengo

tras el rincón oscuro de la lámpara

 

 

 

 

 

Vuelca su extraña elástica paciencia

mi tazón sobre el cuenco de tu mano

en la piel arraigados en las uñas

los casi frutos llevas casi al borde

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y gritas lloro empujas me resisto

te reptilas me yergo te incorporas

afuera el aire sabe a noche abierta

te escuchas todavía me revelo

 

 

 

 

 

Casi hablando te alejas me desvisto

todo el cuerpo me irradia me antecede

va desnuda tu faca hacia mis ojos

toda la luz tajea me atropella

 

 

 

 

 

Te imagino sedienta sedentaria

te persigo te huelo te percibo

me distraigo en roturas en detalles

en pedazos perfiles provisiones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo temblor terraza todo ritmo

todo estallar estabas me conduelo

me encegueces me agitas te consigno

me aleteas te hundes me transformo

 

 

 

 

 

Y a puro ardor a pura lanza apuro

por volver por salir por despertarte

despedazarte arderte distinguirte

a pura luz a pizca de milagro

 

 

 

Crece agiganta su vigor el cuello

la parodia la música la mueca

rueda un castillo en partes te desarmas

me alimento a quejido me provees

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me das tu sal me envuelves me aderezas

soy esa masa cobro tu modelo

y me alargas me estiras me fraccionas

me disuelves tu lengua sobre el puño

 

 

 

 

 

Cobramos entidad de maquinaria

de artefacto de máscara de astucia

aligeramos puntas de alfileres

con la luz atizando a los costados

 

 

 

 

 

Y atrás arriba veo me encarcelas

me suspendes me escarchas me atesoras

te desclavas me hundo te martillo

guardamos las espátulas me sorbes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre la escarcha yo tu tras la escarcha

tras la sal tras la arena la fatiga

tras la sierra la siega la cegada

plenitud de la espiga me incorporo

 

 

 

 

 

Y abrimos la ventana y sostenemos

y mentimos anís y transitamos

del color a la torta y el azúcar

a la promesa tierra que nos une

 

 

 

 

 

Nos busca nos concibe nos esboza

se esfuerza por molernos en mitades

en núcleos en cigotas en contornos

en hornallas de caldos en la tela

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Telarañas tus uñas a mi puente

a mi punteado lazo a mi reforma

a mi brazo pidiéndote forzándote

a mi foja mi fosa mi burbuja

 

 

 

 

 

Desde allí nadacielo todo junto

todo menos llegar lomo a horcajadas

a razón puralumbre purosuelo

pura estación en vilo pura forma

 

 

 

 

 

Herramienta de luna tu cintura

tu realidad  en mí si enmienda el ojo

y te veo te asisto te comparo

me permutas me atraes nos medimos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nos rendimos la voz nos conocemos

presentamos contornos a la línea

al perfil al perímetro la curva

hay cimientos que ceden cuando llueve

 

 

 

 

 

Extremada suprema livianísima

pergeñada de sal dulce de río

dulce de sangre fluyes te derramas

enmudeces resbalas te extrapolas

 

 

 

 

 

Dándome a luz con cada alumbramiento

con cada tempestad atormentándome

con cada chui de frío y con almendras

asadas al rescoldo de tus labios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo animaré tu voz en las encías

en las salientes náufragas del cuadro

en la estación terrena donde caes

donde sueles errar donde te acuno

 

 

 

 

 

Donde lejos acaso donde nunca

donde quién sabe adviertes donde mando

y rescato y repongo y si te beso

vuelo campanas paso a contravientre

 

 

 

 

 

A contramar a contramarcha a lomo

te cabalgo te pelo te levanto

dura de luz de lámina de liso

de borbollón atajo a mis carbones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vacías las estacas los estantes

me reduces me apunas me sostienes

y yo fraguo yo estiro yo dilato

a despecho del sol de las avispas

 

 

 

 

 

La pendiente la cruz la misma hoja

nuestra vuelta tendida tu mudanza

tu prontitud mi rito mis destellos

tantos brotes urdiendo tan afuera

 

 

 

 

 

Y acabado frenético sumiso

tal cordón tal almíbar tal fraguada

tal estrechada alforja tanto ruido

aleteándote voy por tu cordura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por tu apunte tus leguas tus fronteras

ateridos atónitos suspensos

solo una llama ráfaga nos roza

acomodados últimos y libres

 

 

 

 

 

Me dejo adivinar no me incorporo

no me sano no cedo no me alisto

toda voz todo canto la saliva

toda la entrega surte desde el suelo

 

 

 

 

 

Y levitas levito lo evitamos

nada más hace falta nada añoras

nada el pájaro pez en la corriente

su perfecta sincrónica porfía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tu estandarte tus velos a otras playas

otras tierras salares otros mitos

otro solar un río diferente

un paisaje más ancho menos cierto

 

 

 

 

 

Asimétrica edad esta que llega

prensada sobre el ruedo de tu talle

pensada desde el norte de tus uñas

afilada punzante a mis esquinas

 

 

 

 

 

A mis primeras torpes variaciones

mis rezagos mis dudas mis refugios

tu alucinada estela calcinamos

tu imprecación a rostro descubierto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya me asaltas ya entrego ya reparo

tu mantel noche abajo tus delirios

tu empecinada ortografía pintas

a trasluz tus sonidos en mi lápiz

 

 

 

 

 

En mi cuarto los vientos las escamas

se escapan de la luz de tus pinceles

al aliento de un pomo de pintura

tu exigida tu doble transparencia

 

 

 

 

 

Casi amorfa me hieres casi aire

casi aliento soltado catecismo

casi panal abeja me sacudes

como el sol a la historia sin tocarla

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin siquiera mentir sin silenciarme

atándome los dedos a la frente

soltándome la tarde a perdigones

toda tu mancha crece en mi soplido

 

 

 

 

 

Yo te nombro yo atajo las mitades

incorporo la parte a tus talleres

a tu ruta me anuncio a tu sentido

a tu destino dársena y corriente

 

 

 

 

 

Soy tu anclaje tu puerto tu bandera

me apoyas a tu sueño por las manos

por mis brazos me escalas me recorres

te estableces me apilas y te callas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alguien no vino si estuviera dices

si pudieras poblaras permitieras

si dejaras que crezca nuestra forma

nuestra obligada comunión tu vientre

 

 

 

 

 

Tu estatura nodriza tu alimento

postergado latiendo previsible

a porvenir cuajado en los pezones

pronto a manar me fluyes me rebasas

 

 

 

 

 

Siento que atrás que al lado de tal forma

que me exceda me exalte me supere

te estableces te afirmas me convenzo

nada como la sed cuando partamos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tuve tu mar   mar tú   mar solo uno

mar a mis velas náufragas   hinchado

mar a mis velas flojas   invadido

 

 

 

 

 

haciéndonos  así

fuimos haciéndonos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

a Marta