12. nov., 2018

Soltar

Un póster que circulaba en mi adolescencia decía:
"Dos cosas, nada más, puedo legarle a mis hijos: raíces y alas."
Hoy, que es el tiempo de mis hijos, se impuso el lema de "Soltar".
En principio, desaparecieron las raíces. Pero nada garantiza que sobrevivan las alas. Soltar no es sinónimo de volar -no implica necesariamente orientación y destino- y sugiere, en cambio, desasimiento.
Una sociedad humana formada por individuos sueltos se me antoja en vías de disolución. Ojalá que haya formas que la articulen aunque yo no consiga imaginarlas.