"Junín es PLURAL" (Selección de artículos) / Números 11 al 15, de abril a mayo de 1998

  • Número 11 / 3 al 9 de abril de 1998

    Anotaciones para mis hijos (I y II)

  • Número 12 / 17 al 23 de abril de 1998

    Editorial: Carencia de líderes / Proyecto para una educación interdisciplinaria: Del incidente a la globalización.

  • Número 14 / 8 al 14 de mayo de 1998

    Conflicto en Arribeños: "Que se vayan" / Pluralerías: Comunicación escolar / Contratapa: Vélez, Chilavert y otra pequeña estafa

Anotaciones para mis hijos I y II

Los cuatro / para la época y en la Boca

Contratapa

                                

 Escribe

Claudio Portiglia

 

 

 

I.

 

                . Entre una buena respuesta y una buena pregunta, opten siempre por la buena pregunta. Aquélla informa, pero cierra. Ésta abre todas las puertas de la inteligencia y de la percepción.

               

                . Sé que de los valores que enaltecen al hombre, no todos nos seducen; y que muchas veces entran en colisión algunos de ellos, obligándonos a optar. Procuren claridad si les ocurre; y, como última instancia, denle crédito sólo a la conciencia. Para empezar, no creo que haya paz que no se funde en la justicia, que haya justicia que no se funde en al amor, ni que haya amor que no se funde en la libertad. Procuren ser libres en todos los aspectos y acepten en los demás toda la libertad. El resto llegará por añadidura.

 

                . No dejen que nadie sepa más que ustedes. Si se ocupan por conocer aquello que les falta tras cada discusión, en poco tiempo no habrá quien los supere. Pero no hagan ostentación de lo que sepan. Propongan siempre sus razones con fundamento, con claridad y con firmeza y no acepten las razones que no les provoquen convicción. Pero aun en el disenso, no impongan ni descalifiquen.

 

                . Traten de comprender que la razón del hombre, el motivo central de su existencia, será siempre la búsqueda. Los hallazgos son apenas accidentes.

 

                . Equivóquense cada vez que puedan; no hay maestro mejor para la vida que los errores cometidos. Pero traten de no mentir; y ustedes, sobre todo, no se mientan nunca.

 

                . No teman al fracaso. No hay fracaso, por grave que parezca, que menoscabe la dignidad del hombre. Cuando comprendan esto, el fracaso les será siempre ajeno.

 

                . Trabajen con tesón por el reconocimiento de sus personas y de sus obras, hicieren lo que hicieren. Pero huyan siempre del elogio fácil, de la autocomplacencia, de la fama y del éxito. Y sobre todo, nos los confundan con el triunfo ni con la gloria.

 

                . Acepten las derrotas, en el campo que fuere, con dignidad y con grandeza. Sepan que las derrotas, como los fracasos, son una especie de vacunas que nos inmunizan contra futuras caídas. Y dispongan sus voluntades de manera que de cada derrota, un aprendizaje nuevo las convierta en un triunfo.

 

                . Si la libertad es el mayor de los valores, la voluntad -el querer ser-, es el mejor de los instrumentos.

 

                . No confundan, ni dejen que les confundan, convicción con soberbia. Aquélla es la segura verdad de los nobles; ésta, la deleznable máscara de los imbéciles.

 

                . No griten mientras los escuchen ni escuchen cuando les griten. Pero entiendan que a veces es bueno y necesario gritar; sobre todo con los ojos.

 

(Número 11)            

 

 

 

II.

 

                . No discriminen nunca por ninguna razón, pero tampoco concedan. Ni aceptar ni tolerar significa permitir que nos invadan.

 

                . Nunca se dejen guiar por las razones de la arbitrariedad ni del autoritarismo. Antes que en la obediencia, procuren crecer y fortalecerse en la autocrítica, en la libertad de conciencia y en el decidir y el actuar responsables.

 

                . Traten de comprender que la prolijidad y el orden no son propiedades que deba procurársele a las cosas, sino a las ideas, a la razón y a los sentimientos. El coherente es más prolijo que el pulcro.

 

                . Tachen toda vez que se equivoquen y aprendan también de las tachaduras; ellas sostienen nuestro error para que no lo repitamos. Pero no cedan a la tentación de borrar. Borrar y lavarse las manos son actos equivalentes.

 

                . No tiren por tirar ni desparramen golpes tontamente. Nunca un buen forjador desperdicia un martillazo.

 

                . Denles a todos la oportunidad de dialogar, pero no discutan con quien no lo merece. Hay razones para las que más vale no gastar el tiempo.

 

                . La autoridad y el respeto no se exigen, se ganan. Será bueno que lo tengan en cuenta tanto para otorgarlos como para merecerlos.

 

                . No confíen demasiado ni en las cosas simples ni en las conductas mansas ni en las posturas ingenuas. La realidad es compleja y muchas veces contradictoria. Y nosotros, como hombres, somos un producto de la realidad.

 

                . Procuren ver que nadie es soberanamente malo ni soberanamente bueno; y que ni el Bien ni el Mal son dos absolutos que reinan en el mundo exterior. Ambos forman parte de la naturaleza humana, y de la misma manera que toda conducta deleznable contiene su cuota de inocencia, toda probidad aparente encierra su cuota de oscuridad.

 

                . Seguramente hice muchas cosas bien; seguramente hice muchas cosas mal. De todo me hago responsable. Espero de ustedes un juicio justo. Yo, por mi parte, me siento libre.

 

(Número 12)

Del incidente a la globalización

Esquema del modelo

Temas ciudadanos:

Proyecto para una educación interdisciplinaria:

 

 

Escribe

Claudio Portiglia

 

                Inmersos como estamos en plena transformación educativa, los argentinos no alcanzamos a esbozar un modelo que nos conforme y que, a la vez, satisfaga las demandas de una realidad cada día más exigente. Con desencanto y con preocupación crecientes, vemos que los esfuerzos que se disponen y las variantes pedagógicas que se ensayan no reflejan los resultados esperados y la brecha entre lo que se necesita aprender en la escuela y lo que en verdad se aprende se amplía de manera considerable.

                La Ley Federal de Educación, sancionada en 1993 y que vino a reemplazar a la vieja 1420, otorga un marco y una orientación que, se me ocurre, no fueron todavía suficientemente comprendidos. En primer lugar, porque la propuesta de la nueva ley es un cambio radical de espíritu y no una mera adaptación técnica, y en segundo lugar, porque una transformación en el espíritu de la educación de un país no puede llevarse a cabo con agentes malamente preparados, a los que se les pretende emparchar conocimientos y aptitudes con programas de capacitación que atienden problemas puntuales pero carecen de panorama para insertar a los docentes en un mundo vertiginoso y en permanente modificación.

                 Lo concreto, por ser fácilmente verificable, es que a medida que el desconcierto y la confusión ganan a los docentes; el desinterés, la abulia, el desconocimiento y la atrofia del razonamiento crítico hacen de los estudiantes de hoy  una masa insulsa que enciende el alerta  para el país de las décadas venideras, en un momento histórico en el que la Argentina se juega nada menos que su consolidación en el mundo como nación-estado.

                En el artículo 2º de los Derechos, Obligaciones y Garantías de la citada Ley Federal, se dice que la política educativa propuesta tiende “a conformar una sociedad argentina justa y autónoma, a la vez que integrada a la región, al continente y al mundo”. Allí queda sentado el principio de globalización indispensable para cualquier intento de transformación que se intente desde la escuela. Ignorar esta realidad globalizada en la que nos toca vivir es darle las espaldas al destino que nos debemos como nación. Pero de la misma forma, debemos entender que la globalización no obliga una absorción acrítica de corrientes pedagógicas que nos llegan como exitosas de otras experiencias nacionales. Globalizar la educación, estimo, significa ubicar nuestra singularidad  en el acontecer del mundo y darnos los conocimientos y los mecanismos que nos permitan operar interactivamente con todos los pueblos, con todas las culturas y con todas las economías, sin perder de vista nuestra identidad, nuestros intereses y nuestro destino. Para que ello sea posible, lejos de complejas corrientes que imponen la moda pedagógica  como cualquiera otra moda,  agotándose en el mero cambio de nomenclaturas y de estructuras vacías de contenido y destino, debemos apuntar a fortalecer el sentido de la ubicación, de la observación, del análisis, de la crítica y de la resolución de problemas, privilegiando el sentido de la interrogación por encima de las definiciones y de las respuestas preconcebidas, pero ofreciéndole al sujeto que se educa los medios y los materiales que le permitan afirmarse primero, para encauzar después su propia búsqueda y su propio camino de creación.

                Con ésta y con venideras entregas, pretendo ir mostrando un camino posible y concreto de transformación educativa, apto para adaptar a cualquiera de los niveles, pero fundamental para el período que estimo de mayor relevancia en la formación de la persona que es el comprendido por el segundo y el tercer ciclo de la nueva EGB y por el futuro polimodal. Para ello, me afirmo en los objetivos que la Ley Federal de Educación plantea para la EGB y para la Educación Polimodal en los capítulos III y IV y, sobre todo, en los incisos d y e del primero de ellos y en los incisos c, d y f  del segundo que recomiendo releer.

 

 

Proyecto para una educación global interdisciplinaria

a partir del incidente

 

                Objetivos:

                 Demostrar la conveniencia de:

                1. Promover el estudio global interdisciplinario a partir de los incidentes que van aconteciendo y que son de conocimiento general en la comunidad educativa (por ejemplo: inundaciones, vaivenes económicos, mundial de fútbol, conflictos bélicos o políticos, espectáculos convocantes, accidentes, etc.).

                2. Desligar el estudio de la Lengua, nacional o extranjera, y de los otros códigos, como el lenguaje de la computación, de su compromiso promocional y llevarlos a la categoría de instrumentos de coordinación imprescindibles. De esa manera, los lenguajes se evaluarían en cada uno de los campos específicos de aplicación y no generarían una disociación entre su dominio técnico y el interés que se persigue.

 

                Planteo previo:

                Cualquier incidente, acaecido, acaeciendo o por acaecer, puede generar el estudio simultáneo y polidireccional de todas las asignaturas correspondientes a un mismo curso; puede motivar la observación, alimentar el análisis, favorecer las relaciones asociativas y orientar los procesos de conclusión, de síntesis y de transferencia de los conocimientos adquiridos hacia la resolución de nuevos problemas.

                Para ello, el estudio de la Lengua dejará de ser conducido como un fin en sí mismo (perderá, consecuentemente, su carácter de asignatura de promoción obligatoria) y se convertirá en instrumento de encuentro, ensamble y viabilización del proceso educativo, orientando el aprendizaje global desde su condición de código insustituible de la comunicación y autoperfeccionándose conforme las exigencias que le plantee su función. (Los modelos que se publicarán a partir del próximo número ayudarán, entiendo, a una mejor comprensión y operarán como ejemplos de operatividad posibles).

 

                Término de la experiencia:

                Variable, según lo aconsejen equipo docente, grado de interés del incidente elegido, períodos previstos para la evaluación, etc. Se sugiere, sin embargo, no interrumpir el proyecto mientras perviva el interés del curso y mientras el incidente mantenga su vigencia.

 

                Evaluación de los resultados:

                1. Periódica parcial.

                2. Final globalizadora.

                En ambos casos se elevarán informes departamentales interdisciplinarios, se formularán las objeciones necesarias y se propondrán los ajustes de rigor.

 

                Interdisciplinariedad:

                Se ensayará la globalización interdisciplinaria a partir de tres ejes de acción que comprenderán:

                1. El tratamiento del incidente a través del estudio de la Lengua castellana y de los códigos lingüísticos complementarios (lenguas madres como el latín o el griego; idiomas extranjeros, principalmente el inglés; computación).

                2. El estudio de las materias básicas, a saber: Física, Química, Matemática, Geografía, Biología e Historia.

                3. El estudio de las materias satelitales, complementarias o instrumentales (según se especificará en los modelos de aplicación), como ser: Filosofía, Psicología, Sociología, Civismo, Tecnología, Expresión artística, Expresión física y aquéllas específicas de cada modalidad, tales como Contabilidad en escuelas de orientación mercantil o empresarial, Ciencias agrarias en escuelas agrotécnicas, Mecánica en escuelas técnicas, etc.

 

                Esquema de desarrollo:

                Descubierto el incidente que operará como motivo generador, cada uno de los ejes de acción funcionará en sentido centrífugo y en sentido centrípeto, ensamblando el aprendizaje interdisciplinario como lo muestra el esquema que sigue: (Ver ilustración)

 

(Número 12)

Carencia de líderes

Riquelme: ya había sido el protagonista en Malasia y se cargaba sobre los hombros al Boca que venía de los fracasos. Passarella 'no lo vio'.

Editorial

 

                La inesperada derrota del seleccionado argentino de fútbol frente a su similar de Israel, y sobre todo la inexpresión exhibida, puso sobre el tapete de la consideración pública un asunto que no es nuevo: la falta de líderes.

                El tema es complejo y puede llevar a confusión si se cae en la tentación de tratarlo con ligereza.

                Un líder obedece, por naturaleza, a una personalidad fuerte; y una personalidad fuerte, por peso y por proyección, naturalmente manda. Y eso es lo que se le reclama a Passarella para el equipo nacional: alguien que mande adentro de la cancha (afuera, supuestamente, lo hace él) como mandaba Rattín (por estos días y por personalidad en el ojo de la tormenta), como mandaba Kempes, como mandaba Maradona.

                Pero el fútbol de selecciones, que según la acertada visión de un periodista reemplaza la tendencia de los pueblos a la guerra, toda vez que dirime controversias y supremacías culturales, históricas, políticas o raciales en un rectángulo de juego, en un tiempo limitado y con reglas por todos convenidas, no es una isla dentro de la realidad que nos contiene. También faltan líderes sociales, faltan líderes culturales, faltan líderes políticos; y lo que no tenemos del todo resuelto, es si esa acumulación de faltantes aflige o beneficia la vida de los pueblos, sobre todo la de aquéllos que eligieron la democracia como sistema.

                Las personalidades fuertes, las que mandan, las que generan liderazgo; son también las que imponen, las que cuestionan, las que se rebelan, las que desobedecen. Y no siempre la marcha morosa y necesariamente burocrática de los sistemas democráticos tolera la manifestación de los líderes.

                Nuestra historia política y social es rica en ejemplos de liderazgos que obligaron algún tipo de dependencia y que anularon, consecuentemente, el fortalecimiento integral y parejo de todos los componentes de la sociedad. Cuando eso ocurre, la circunstancial desaparición del líder y la falta de un recambio inmediato, suele sumir al pueblo en el desconcierto y con él en la inacción y el descalabro. Contrariamente, la prolongada prescindencia de los líderes suele fortalecer el tejido y desarrollar potencialidades de conjunto.

                Es común en la Argentina la dependencia del pueblo de las voces de mando. Esa habitualidad justifica las muchas dictaduras y los muchos autoritarismos que padecimos a lo largo de nuestra historia y justifica también los mil y un recursos que en épocas como la presente, de plena vigencia de las instituciones republicanas, se dispongan para la perpetuidad de funcionarios eficientes mediante reelecciones indefinidas.

                Así como la tribuna corea todavía el clásico Maradó..., otras tribunas, más controvertidas pero no menos pasionales, reclaman por la continuidad de sus líderes ante el temor que produce el vacío. Y no importa si se trata de la nación, de la provincia o de la ciudad. La presencia conocida otorga seguridad, y ante ella las masas se entregan dócilmente. Aun cuando perviva fresca en nuestra memoria las consecuencias derivadas de su doctrina.

                Queda para mejor oportunidad y para mayor espacio la distinción entre unas formas y otras de ejercer el liderazgo, y abierta esta tribuna para que los lectores contribuyan al debate con su opinión.

 

(Número 12)

Vélez, Chilavert y otra pequeña estafa

El póster de la discordia

Contratapa

 

Escribe

Claudio Portiglia

 

                Tener un hijo de Vélez no es tarea sencilla. Más para uno, sufrido hincha de Boca que soporta las chanzas del mocoso con mal disimulado estoicismo.

                Pero lo que hace la tarea realmente difícil, es encontrarle explicación razonable a hechos que para una cabeza de once años resultan francamente inadmisibles.

                Vélez Sarsfield -junto a River- es el equipo de fútbol argentino más ganador de la década. También constituye un ejemplo para los demás clubes, toda vez que se ha convertido en una usina generadora de muy buenos jugadores. A tal punto es así, que aquella base que de la mano de Bianchi inició el periplo exitoso de los ´90 fue tres veces desmantelada por los dirigentes,  tres veces se rehizo para conseguir nuevos halagos, y en esta cuarta versión, modelo Bielsa, está a tiro de quedarse con el Clausura ´98. El espacio que ocupa en la prensa, sin embargo, es poco menos que inexistente respecto del que ocupan los clubes grandes.

                Mientras los desajustes -cabareteros al decir de Latorre- del Boca de Veira, o los altibajos del River de Ramón Díaz y hasta la porfía de los dos de Avellaneda -uno para tapar con método lo que adolece en calidad; otro para repetir desatinos que ya suman algo más de tres décadas de frustraciones-, ocupan las páginas de los principales diarios, revistas y suplementos deportivos del país, el despliegue sobre Vélez se limita a la información elogiosa de los lunes. Y si hay algún exceso en medio de tanta austeridad periodística, está referido a generalidades o a los desplantes de Chilavert antes que al meritorio desempeño del equipo.

                -¿Por qué a Vélez no lo nombran nunca, papá?

                Cómo explicarle a quien aquello de los cinco grandes le suena tan absurdo y tan antiguo como a nosotros la Inquisición. ¿Grandes en qué? ¿grandes por qué? ¿grandes cuándo?

                Pero esta nota no escaparía de lo anecdótico y lo remanido si no tuviera relación con un hecho que nos ocurrió aquí, en Junín, y que llevó a mi hijo casi al límite del desconsuelo. En la semana, y en medio de un gran despliegue publicitario, había leído que El Gráfico traería un póster desplegable de José Luis Chilavert. “Por fin, papá”, parecieron aprobar sus ojitos entusiasmados; y aunque sabe que “papá no anda con mucha plata”, su deseo y su paciencia justificaban la compra. Debió, no obstante, esperar unos días, por esas obligaciones también inexplicables que solemos tener los adultos; hasta que el sábado se dio la oportunidad.

                Estábamos en la cafetería de la estación de servicio EG3, que se levanta entre el puente de la 65 y la ruta 7, y desde el escaparate de diarios y revistas El Gráfico se ofrecía tentador.

                -Dale, pa; ¿me lo comprás? Ahora vale nada más que tres con noventa.

                Pa recordó que el medio adonde publica esta nota apenas vale cinco por mes y a algunos lo mismo les parece caro, pero extrajo las cuatro monedas y se dispuso a reparar una injusticia.

                Cuál no sería la sorpresa de mi hijo cuando abre la revista, la revisa impaciente de punta a punta y Chilavert no aparece.

                -¿Estás seguro de que venía con este número?

                -Sí, papá; lo leí en el aviso del diario.

                Consabido reclamo y acostumbrada insatisfacción. Que “no sé”, que “¿no será otro número?”, que “aquí no vimos nada”. Insistencia de mi hijo y repetición casi mecánica del vendedor. Entonces dudo y como de costumbre en estos casos, responsabilizo al más débil:

                -Habrás leído mal, Juani; el póster saldrá otro día.

                Desilusión, fastidio, impotencia. Sentía que su Vélez una vez más estaba postergado.

                Caminando al día siguiente por una calle céntrica, descubrimos en otro escaparate El Gráfico con el ansiado póster.

                -Viste que está; te dije. ¿Por qué no me lo dieron?

                Vuelta a la EG3. Renovado reclamo y reiterada insatisfacción. Ahora de parte de una vendedora. Que “no sé”, que “yo no lo vi”, que “ahora el chico no está”, que “la revista tampoco porque ya la devolvimos”.

                -Pero yo la pagué y el póster no me lo dieron.

                -No sé, señor.

                A esta altura ya es martes de la semana siguiente. Otro número de El Gráfico reemplazó al anterior. No conseguimos ni el póster de Chilavert ni responsable alguno que justificara el faltante. La plata no me la devolvieron. La ilusión de mi hijo, tampoco.

                -Y bueno, pa. Ahora, si salimos campeones, a lo mejor viene otro póster con todo el equipo...

                -Sí, hijo. A lo mejor.

 

(Número 14)

Arribeños: A la espera de soluciones

Pbro. Marciano Alba (Foto: El Informante)

 

 De nuestra redacción

 

A mes y medio de que Plural informara por primera vez acerca de la controversia que enfrenta la conducción de la escuela San Francisco de Asís con la comisión de padres de alumnos del establecimiento, constituida en asamblea permanente, no es mucho lo que se ha avanzado para destrabar el conflicto.

Según informara a este medio la asamblea de padres, las medidas de acción directa oportunamente anunciadas, consistentes en el quite total de colaboración a las actividades de la escuela y el no pago de la cuota de la cooperadora, o arancel, se vienen cumpliendo en forma efectiva, mientras se estudian los pasos a seguir ante la falta de respuestas satisfactorias a los reclamos presentados.

Como se recordará, los principales puntos de fricción se centran en lo que los padres consideran apropiación indebida de patrimonio de parte de las consagradas que asumieron la conducción de la escuela hace cinco años, manipulación de la catequesis, progresiva campaña de fractura y distanciamiento entre miembros de la comunidad, conductas fundamentalistas y persecuciones injustificadas de alumnos.

Al respecto, pudo saber Plural que el viernes 17 de abril se habrían llevado a cabo sendas reuniones vinculadas con el caso. Una de ellas mantenida por el intendente Arata con una delegación de los padres de alumnos, quienes habrían informado pormenores de la situación al jefe comunal y solicitado su gestión a efectos de encontrar una solución, solicitud que habría sido extensiva al Concejo Deliberante de General Arenales. En Arribeños, en tanto, la directora del establecimiento educativo, su equipo de colaboradores y un grupo de profesores, habrían recibido la visita de del vicario general de la diócesis de San Nicolás, padre Marciano Alba, quien habría tomado contacto, además, con otros sectores de la comunidad para interiorizarse del tema.

 

Asociación apostólica, no Fraternidad

En una visita que el director de Plural hiciera el martes 21 a la sede del Obispado de San Nicolás convocado por el vicario general de la diócesis, se le pidió especialmente que aclarara que la agrupación religiosa a cargo de la escuela San Francisco de Asís se llama oficialmente Asociación Apostólica Mariana, y no Fraternidad Mariana como se la conoce en el pueblo y como la mencionara este medio en publicaciones anteriores.

Sobre los puntos centrales de la controversia, tanto el padre Marciano Alba como su asistente, padre Miguel Nadur, prefirieron no emitir declaraciones y limitarse a un diálogo informal sobre el caso que, confían, “hallará una cristiana solución”.

En algunos pasajes de la charla en la que se deslizaron algunas sugerencias, ambos sacerdotes pusieron énfasis en remarcar que de ninguna manera la Asociación Apostólica Mariana procede de manera sectaria y que la mención inapropiada y ligera del término podría llevar a confusión respecto de los fines que persigue la agrupación religiosa, que cuenta con respaldo episcopal.

También explicaron que el hecho de no estar oficialmente reconocida como congregación por el Vaticano obedece a que la Asociación Apostólica Mariana es una agrupación relativamente nueva dentro de la Iglesia Católica, que está llevando adelante las tramitaciones correspondientes y buscando el número suficiente de religiosos que le permitan alcanzar tal reconocimiento. “Así se iniciaron todas las congregaciones”, graficó el padre Alba citando, entre otros, a dominicos, franciscanos, salesianos y jesuitas.

 

Los pasos a seguir

Mientras, como se ha dicho, las autoridades eclesiásticas buscan una solución conciliada y piden a las partes que revisen errores y cedan en sus posturas irreductibles, los padres parecerían no dispuestos a bajar fácilmente los brazos ni a renunciar a lo que creen sus justas reclamaciones.

Por lo que puede apreciarse, hay muchos aspectos por resolver todavía; la situación excede los meros entredichos entre dos pensamientos divergentes y tanto la iglesia como el poder político deberán encontrar los caminos que encaucen la situación y devuelvan la armonía a una comunidad injustamente dividida y enfrentada.

 

(Número 13)

Pluralerías: Comunicación escolar

Fotografiado del original, pág. 27

 

                -Yo soy la madre de Juancito, señorita; ¿cómo anda el nene?

                -Ah, sí. La mandamos a llamar porque es como que estuviera ausente durante los módulos de los estímulos y de acuerdo con el PEI del establecimiento, si no compensa no va a poder articular.

                -¡Ah..! Pero, ¿él anda mal en la escuela?

                -No es que ande mal; anda como los otros chicos ¿vio?  Lo que pasa es como si en las curriculares fuera una cosa y con los estímulos fuera otra, ¿sí?

                -¿Entonces tenemos que estimularlo más en casa?

                -No, no es que tengan que estimularlo más; estimulado está. Pero queremos que en la compensación continua revise lo que no genera en los módulos de las especiales, ¿me sigue?  Después yo lo ayudo a integrar con los CBC a través de los conectores.

                -¿Y él se porta mal en clase, señorita? ¿no trabaja?

                -No, no; en el informe de gabinete no aparece diferenciado dentro de la curva evolutiva normal establecida para la media del ciclo; así que ahí está todo bien. Por allí, en los segmentos de ocio...

                -Ay, sí. Con mi marido le decimos siempre que no sea tan haragán.

                -No, no es que el chico sea haragán. Pasa que después de los segmentos de ocio es como que se va, ¿no?  Y entonces, cuando proponemos los disparadores de la clase, es como que él no se halla para responder a las expectativas de logro establecidas para cada área.

                -¿Y usted que nos aconseja que hagamos con mi marido?

                -Yo, que nos apoyen desde la casa. Ustedes vayan viendo en el cuadernito de comunicaciones que me devuelven firmado, que yo les voy a ir indicando todo esto así el proyecto se desarrolla dentro de los canales del constructivismo que establecimos para los diferentes ámbitos de la comunidad educativa.

                -Ah..., bueno.  Porque con mi marido nos asustamos un poco cuando nos mandó a llamar. ¿Entonces le digo que Juancito tan mal no anda?

                -Sí..., bueno; muy bien no anda, ¿no?  Pero vaya tranquila. Cuando vayan apareciendo las dificultades nos comunicamos de nuevo.

 

(Número 14)

Entre internas y dilaciones

Padre Gastón Romanello, pionero del Instituto Arribeños (Foto: tomada de la página "Arribeños", de Gerardo R. Bellón)

Arribeños:

Escuela San Francisco de Asís

 

 

De nuestra redacción

 

En tanto la relación entre padres de alumnos y autoridades de la Escuela San Francisco de Asís se mantiene tensa y a la espera de soluciones, algunos elementos se han sumado a la controversia de la que Plural viene informando desde el inicio.

Como primera observación, sorprende que a dos meses de la carta elevada por los padres de alumnos, con alrededor de doscientas firmas, el obispo de San Nicolás, monseñor Maulión, aún no haya viajado hasta Arribeños para tomar contacto in situ con el problema y con las partes. Los que sí viajaron un par de veces, como adelantara nuestro medio en su edición anterior, fueron el vicario general de la diócesis, RP Marciano Alba, y el presbítero Miguel Nadur, quien además se desempeña como abogado, según le comentara a Plural, y que junto a su predisposición expresa por conciliar las partes en disputa ha manifestado un sólido respaldo a lo actuado hasta el momento por la Asociación Apostólica Mariana.

Según informaran fuentes inobjetables de la diócesis de San Nicolás, la salud de monseñor Maulión se ha visto deteriorada en los últimos meses y el vicario general estaría virtualmente a cargo del obispado. Trascendió, asimismo, que el obispo tendría sus reparos con el comportamiento de los marianos y de su líder, Efraín Sueldo, a punto tal que desde hace tres años aproximadamente les habría quitado el privilegio de formar  sacerdotes propios en su seminario de Arrecifes.

El deterioro apuntado en la salud del obispo lo mantendría mentalmente alejado de la controversia, lo que explicaría algunas dilaciones. Pero integrantes de la curia de distintos distritos de la diócesis, como San Nicolás y Pergamino, no acertaron a justificar la casi nula participación del párroco de General Arenales, padre Aldo, quien mantuvo hasta ahora una actitud pública prescindente. La voz cantante en la parroquia arenalense parecería llevarla el padre Wálter, un joven cura plenamente identificado con la Asociación Mariana, aunque la línea de ejecución en materia pastoral y de política educativa bajaría directamente desde Arrecifes. Esta conducta, según explicaba un sacerdote en Pergamino, violaría normas elementales de la disciplina de la Iglesia, porque ningún sacerdote de una parroquia, en obvia referencia a Sueldo, tiene facultades para intervenir directamente en el conflicto de otra. “Aquí lo que falla es el párroco –remarcó la fuente a Plural-. No puede ser que la rectora de la escuela resuelva en función de las órdenes que recibe desde otra parroquia”.

Cabe señalar que el padre Aldo fue requerido por Plural en distintas ocasiones, la última en el curso de la semana anterior, y siempre se excusó de hacer declaraciones. En este último intento, sin embargo, no ocultó su molestia con las derivaciones del caso, asegurando que “conozco bien a las partes y sé quiénes llevan buenas intenciones y quiénes no”. También deslizó que contrariamente a lo que se dice o se insinúa tiene su iglesia “llena de fieles” e insistió con que la única voz autorizada para emitir declaraciones es la del obispo. “Yo quisiera decir algunas cosas –concluyó-, pero voy a mantener la disciplina”.

 

El “INSTITUTO ARRIBEÑOS”

El padre Gastón Romanello, fundador de la escuela actualmente en conflicto, hoy párroco central de Pergamino y miembro del Concejo Episcopal de la diócesis de San Nicolás, concedió a Plural que la primera anomalía arranca con el cambio de nombre del colegio secundario, que “fue levantado por la comunidad, con el trabajo y el aporte económico de los arribeñenses; y que en virtud de ello se llamó INSTITUTO ARRIBEÑOS, como prenda de unidad del pueblo”. Desde que las consagradas marianas se hicieron cargo del establecimiento desplazando a la anterior rectora, Nélida Mauri de Fotti, el colegio secundario perdió su denominación original y se lo unificó con la primaria bajo el nombre Escuela San Francisco de Asís. “El cambio de nombre fue un puño puesto en el ojo del pueblo –graficó el párroco informante-, toda vez que se perdió la identidad original y se lo pasó a considerar como parte de la obra de la Asociación Mariana”.

Esta observación sería coincidente con el intento de descrédito hacia el actual edificio de la escuela que las consagradas marianas habrían llevado adelante desde los comienzos de su gestión, para –según especulaban las fuentes-, su presunta venta y la adquisición en su reemplazo de la ex curtiembre Curti, donde se levantaría el nuevo colegio. Obstáculos administrativos vinculados con la sucesión Curti habrían impedido o demorado la maniobra, pero si ésta se concretaba –abundaron las mismas fuentes-, el colegio habría dejado de pertenecer a la comunidad para convertirse en otro eslabón de la obra de la Asociación Apostólica Mariana fundada por Sueldo.

 

“Caballo de Troya”

Otro de los sacerdotes consultados por Plural, conocedor del problema que afecta a los arribeñenses así como de la línea de actuación que impulsan los marianos, orientó la interpretación del conflicto hacia “la ambición obsesiva y las urgencias” que tendría Efraín Sueldo por convertir prontamente su Asociación Apostólica en una congregación con reconocimiento vaticano. Para ello –conjeturó el informante-, es necesario “tener fieles y tener obra mostrables” y ese status, siguiendo vías y métodos razonables, no suele alcanzarse fácilmente. La experiencia indica que una congregación, por lo general, es el producto de un paciente trabajo de décadas, cuando no de siglos. Siguiendo con su línea de razonamiento, el sacerdote apuntó el ·”carácter fundamentalista” que domina la práctica de los marianos (esto los habría llevado recientemente a un serio incidente con una maestra separada que se desempeña en un jardín de infantes que los marianos controlan en Arrecifes) que los aproxima a comportamientos propios de los totalitarismos.

En tal sentido –abundó la misma fuente-, su líder “se maneja muy bien en la suspicacia”, que lleva al control absoluto de las mentes de todos quienes operan en la órbita de su agrupación religiosa. De esta forma, lo que estarían intentando en Arribeños no diferiría de lo intentado en otras comunidades, bien que con suerte dispar. La táctica consistiría en introducir a la comunidad una especie de “caballo de Troya” (entiéndase grupo de consagradas que controlan la escuela para ganar adeptos que les respondan mansamente y apartar a los que, aun siendo miembros irreprochables de la iglesia católica, no respondan acabadamente a la “línea nacida de la suspicacia sueldista”.

Este comportamiento es el que habría producido, años atrás, las fricciones que llevaron a la fractura de la comunidad católica de San Pedro, al norte de la provincia de Buenos Aires, de donde las consagradas marianas que ahora conducen la escuela San Francisco de Asís habrían sido literalmente echadas. Claro que en San Pedro, a diferencia de lo que ocurre en Arribeños y Arenales, el párroco era diocesano y no respondía ideológicamente a las huestes de Sueldo. Esto explicaría la nueva táctica de la Asociación Apostólica Mariana, que orienta su búsqueda presente hacia una nueva dirección: el control de las escuelas católicas y de las parroquias a las que pertenecen simultáneamente.

 

“Dividir para conseguir”

Como se refiriera en otra parte de esta nota, el padre Gastón, propulsor del antiguo INSTITUTO ARRIBEÑOS y animador fervoroso de la comunidad católica arribeñense, aceptó que “la iglesia (refiriéndose al templo) y la escuela son propiedad del pueblo de Arribeños” porque fue el pueblo el que las levantó con su esfuerzo laboral y económico. El obispado no debe ser otra cosa que el administrador de la pastoral y ésta no debe excluir a ningún sector y sí trabajar por la unión de todoslos miembros de la comunidad. “No se puede levantar la iglesia y la escuela y llevársela a otro lado –graficó el párroco de la Merced- ni tampoco venderlas”. Y eso es lo que aparentemente se habría intentado hacer, al menos con la escuela. Con el agravante de que quien compraría el nuevo establecimiento educativo ya no sería ni la comunidad ni el obispado, sino la Asociación Apostólica Mariana, por lo que la nueva escuela pasaría a formar parte de su obra.

Este razonamiento, siempre en el terreno de las conjeturas, encajaría con las del comienzo y explicaría el subsidio de ciento cincuenta mil pesos gestionado y obtenido ante el gobierno de la provincia de Buenos Aires que estaría presuntamente a la espera de su destino en una cuenta tripartita en la sucursal Arenales del Banco de la Provincia.

El procedimiento de los marianos –según admitiera el sacerdote de una iglesia suburbana en Pergamino-, se acerca mucho al comportamiento político de “dividir para conseguir”; e inevitablemente remite a los fluidos contactos que la Asociación Apostólica Mariana mantiene con sectores y personas allegados al gobernador Duhalde sobre lo que Plural informara en anteriores ediciones.

Otro religioso consultado en la misma ciudad, y que pasó durante algún tiempo por la parroquia de General Arenales, discrepó en parte con sus pares y consideró que “el propietario de la escuela Sn Francisco de Asís es el obispado de San Nicolás” y que a partir de allí “se debe seguir con la disciplina de la Iglesia”. No obstante, admitió que el conflicto que se ha suscitado en Arribeños es “delicado y lamentable” y que quien falla, principalmente, es el párroco arenalense por no tomar el asunto con la autoridad que requiere. Asimismo, desalentó  toda práctica violenta que pueda agravar la situación y que “no corresponde entre cristianos”, pero consideró “legítimo” el quite de colaboración iniciado por los padres de alumnos porque “la resistencia es lícita y es el arma de actuación cristiana” cuando se está frente a una injusticia. Indicó también que “los tiempos de la Iglesia, centenarios y a veces milenarios, no son los tiempos de los hombres”, para afirmar que “la impaciencia es mala consejera” y para expresar su confianza en “una cristiana solución”. Preguntado por Plural acerca de si, en este caso, el tiempo que se va a tomar la Iglesia es el que el obispo necesita para ubicar a los marianos en otro lado, el sacerdote respondió contundente: “No; el obispo no los va a mandar a otro lado. Son ellos los que tendrán que buscarse otro lugar”.

 

En tiempos de internas

El interrogante que queda es si ante el hipotético traslado de los miembros de la Asociación Apostólica Mariana de Arribeños a otro sitio se acabaría con el conflicto; o, como ya ocurriera cuando llegaron procedentes de San Pedro, apenas variarían los afectados. Esta duda se justifica en la prevención que han tomado otras diócesis para evitar la penetración de los marianos en sus territorios. Una de ellas, según se informara Plural, sería la arquidiócesis de Córdoba, conducida por el cardenal Primatesta; y otra la de Mercedes-Luján, guiada por monseñor Ogñenovich.

Es claro que las internas religiosas, cuando de poder se trata, no suelen diferir demasiado de las internas políticas. Y en ambos casos el afectado suele ser el mismo: el pueblo.

 

(Número 14)

"Que se vayan"

Sesión del HCD arenalense del 6 de mayo de 1998 / Dra. Arenas; señores García y Capaldi

Crónica de un clamor unánime:

 

En sesión extraordinaria convocada al efecto, el Concejo Deliberante de General Arenales trató el miércoles 6, en horas de la noche, el conflicto que enfrenta a la comunidad de padres de alumnos de la Escuela San Francisco de Asís, de Arribeños, con la Asociación Apostólica Mariana

 

De nuestra redacción

 

Con un Salón Azul colmado por la gran cantidad de arribeñenses que llegaron a la ciudad cabecera para escuchar explicaciones y reclamar por sus derechos, el presidente del Concejo Deliberante de General Arenales, señor Fermín García (UCR), abrió la sesión, tras lo cual se leyó el orden del día que contemplaba exclusivamente el tratamiento del citado conflicto y que disponía las siguientes citaciones de partes: a la Comisión de Padres de Alumnos de la Escuela San Francisco de Asís; a las autoridades de la misma escuela, rectora Celina Caire y representantes legales, presbíteros Aldo López y Wálter Gómez; y al obispo de San Nicolás, monseñor Maulión.

Las expectativas, sin embargo, se vieron prontamente frustradas. Sólo asistió la Comisión de Padres y un timorato Padre Wálter, que entregó una carpeta de ambiguo contenido al presidente del Concejo, se amparó en un escueto comunicado, desconoció el ámbito como propicio para el tratamiento del tema, ignoró el pedido de explicaciones que se le formulaba y el ruego de los padres para que tomara nota de los reclamos y se retiró prontamente, ante la increpación de algún concejal y el abucheo unánime de la concurrencia que lo despidió con un aplauso cargado de ironía. No estuvieron ni el párroco, cuyas ausencias ya no sorprenden a nadie; ni la rectora, hábil al momento de eludir compromisos; ni el obispo, que se excusó con una carta cortés en las formas pero desautorizadora en el contenido; ni los asistentes que suelen representarlo, aunque uno de ellos, el vice-canciller de la diócesis, presbítero-abogado Miguel Nadur, se hizo presente a través de un acuse recibo sobre documentación de forma que le fuera oportunamente remitida, el que se adjuntó a la carpeta entregada por el Padre Wálter.

A partir de entonces, el desconcierto ganó a los ediles y padres de alumnos, ya que de las partes convocadas para el diálogo sólo había una y el diálogo, consecuentemente, se volvió imposible. Esta situación, al decir de los padres, es la que se viene repitiendo desde hace cinco años. Los canales de comunicación con las autoridades de la escuela siempre permanecieron cerrados y a medida que crecieron las irregularidades se tensaron los ánimos hasta llegar a esta virtual ruptura. Para el obispado, sin embargo –al menos, para la segunda línea-, todo parecería ser el producto de “un grupito de padres obcecados”, según le expresara el vicario en su momento a Plural.

 

Los “dueños” del colegio

Del escueto comunicado del Padre Wálter, se pudieron rescatar las siguientes ideas:

Que el que controla la parroquia de General Arenales y la Escuela San Francisco de Asís es un “movimiento dentro de la Iglesia” reconocido por el obispado de San Nicolás.

Que se denomina “Fundación Apostólica Mariana” (el vicario Alba, según expuso Plural anteriormente, remarcó que era ‘Asociación’ y no ‘Fundación’).

Que surge después del Concilio Vaticano II cuando se produce una gran renovación en el seno de la Iglesia Católica.

Que como ésta hay dos asociaciones más trabajando dentro de la diócesis de San Nicolás.

Que fueron reconocidos en 1985 por el obispo de entonces, Monseñor Castagna.

Que “desde entonces empezamos a crecer, y creo que es bueno esto”.

Que por designación del mismo Castagna se hicieron cargo de la Escuela San Francisco de Asís en 1993 y que son, por lo tanto, “los legítimos dueños del colegio”.

Y que si no fueran confiables, como se dice, no los habrían llamado de otras dos diócesis para que prestaran sus servicios. Una de esas diócesis es la de Venado Tuerto y la otra, la de Corriente, cuyo arzobispo, curiosamente, es ahora Monseñor Castagna.

También deslizó que la Fundación Mariana administra cuatro parroquias en la diócesis de San Nicolás: Arenales, Arribeños, Santa Lucía y Arrecifes; y que “el famoso subsidio” de ciento cincuenta mil pesos otorgado por la provincia de Buenos Aires fue concedido porque la Escuela San Francisco de Asís es “el único secundario del pueblo” y que el dinero está depositado en una cuenta del Banco de la Provincia, sucursal Arenales, a nombre de Aldo López, Wálter Gómez (los dos curas) y Celina Caire (la rectora), todos miembros de “la Fundación”.

Ante la pregunta insistente del concejal De León (UCR) sobre por qué no hay representantes de la comunidad que controlen esos fondos, el sacerdote contestó con evasivas, dijo que cualquier otro tema lo tratarían en privado y pidió retirarse, lo que hizo.

 

Un ámbito para la discusión

Previo a la exposición del Padre Wálter, el secretario del Concejo Deliberante, señor Capaldi, leyó la carta del obispo Maulión al presidente del cuerpo que en su párrafo nueclear expresa: “Manifiesto a usted que creo ver en esta convocatoria la intención de encontrar un camino de solución; siendo así, aprecio su iniciativa, pero entiendo, como lo acabo de decir, que no es lo que corresponde, ni es válido, salvo mejor opinión. Deseo a ustedes la bendición del Señor. Reciban mi respetuoso aprecio t saludo. Mario Maulión – Obispo de San Nicolás”.

A partir de allí, se sucedieron las exposiciones breves de algunos padres, el cruce de algunos concejales, entre sí y con los integrantes de la Comisión de Padres –los más cuestionados fueron Héctor Aneiros (PJ) , por su inclinación aparente en favor de las razones sostenidas por los marianos, y Julio Ana (Frepaso) que se mostró ambiguo y, en muchos pasajes, contradictorio.

Cuando la sesión amenazaba con desordenarse, el presidente, atinadamente, llamó al orden e invitó a la doctora Élida Arenas, representante de los padres de alumnos, para que integrara la mesa. La abogada condujo prolijamente el conjunto de ideas y reclamos que sostiene la Comisión de Padres, puntualizó el clima de incomprensión, incomunicación, voluntarismo, persecuciones y represalias que impusieron las consagradas marianas y exhortó a los ediles con un pedido contundente: “Lo que venimos a pedir es socorro, porque creemos que nuestra escuela está en peligro, la educación de nuestros hijos está en peligro, y también creemos que algo debe poder hacerse desde este ámbito”.

El concejal Ana, en su momento, salvó su posición ante los padres expresando que “repudio todo lo que sea citar a una reunión y no acudir a ella” (en alusión al proceder de los religiosos) y propuso convocar una asamblea general abierta en la Escuela San Francisco de Asís. El concejal Aneiros deslindó su compromiso de convocarla, pero mocionó gestionar una reunión general y se ofreció como mediador.

Tanto el presidente del Concejo como el Jefe del Bloque Radical, concejal Pablo Cases, comprometieron evaluar en la sesión ordinaria del viernes 8 de mayo los alcances de participación que le cabe al cuerpo deliberativo y aportar los principios de solución que aparezcan como posibles. Preguntados los padres de alumnos acerca de cuál sería para ellos la solución más propicia, el clamor fue unánime: “A esta altura, que se vayan los integrantes de la Fundación Mariana y que la escuela retorne a la comunidad como se dispuso que fuera en los tiempos de su fundación, con el Padre Gastón como impulsor principal”.

 

(Número 14 / Crónica de enviados propios)

"Junín es PLURAL" (Selección de artículos) / Números 16 al 18, mayo y junio de 1998

  • Número 16 / del 22 al 28 de mayo de 1988

    Yabrán: la conmoción de una muerte en el seno del poder / Menem-Kirchner / Conflicto en Arribeños / Editorial: Los medios y los persas

  • Número 18 / del 12 al 18 de junio de 1998

    Editorial: Un tipo bien parado

Los medios y los persas

AMIA: memoria y consecuencias

Editorial

 

                Finaliza, qué duda cabe, una semana convulsionada.

                Hasta que un escopetazo en la boca alrededor de las 13,40 del miércoles 20 de mayo terminó con la vida de Alfredo Yabrán, cuatro eran los temas dominantes en la Argentina: la tensa situación con Irán por el atentado a la AMIA, que podría llevar a la ruptura definitiva de las relaciones diplomáticas y que hace temer posibles represalias fundamentalistas; el affaire Oyarbide y sus oscuras connotaciones, que asocian una vez más poder político y sordidez; la tragedia de Retiro, que costara la vida a seis obreros de la construcción y que el impacto Yabrán privara de una mayor cobertura periodística, pero que habrá que investigar profunda y convenientemente; y la firmeza del juez Perrota, algo así como una mosca blanca en la enclenque justicia de nuestros días, que resistiendo todas las presiones tuvo la osadía de dejar al país sin fútbol y a las empresas, y sobre todo a la televisión, sin negocio.

                Los cuatro eran temas de alto impacto mediático. Apenas un escalón por debajo, venían el juicio que enfrenta Angeloz por presunto enriquecimiento ilícito; el pedido de interpelación de la Alianza para el jefe de gabinete, Jorge Rodríguez, justamente por haber recibido a Yabrán en la Casa Rosada durante 1997; y las imputaciones que el juez español Baltasar Garzón hiciera a sectores conservadores de la jerarquía de la Iglesia Católica en la Argentina, a los que acusa de haber “instigado y bendecido” el golpe militar de 1976 y alentado la posterior “eliminación” de “todo aquél que compartiera la ideología atea, o no occidental, o no cristiana”, en lo que el magistrado calificó como una nueva “cruzada”.

                Para nada se habían resuelto otros problemas, como las consecuencias terribles que se derivaron de las inundaciones; o la usura de los Bancos a través de las tarjetas de crédito; o la alarmante ola de asaltos y robos que tiene en jaque a vastos sectores de la población, incluida la de nuestra ciudad; o el escándalo de las coimas que se cobraban en la Legislatura porteña, que pega adonde más duele en el maltratado cuerpo de una Alianza que busca  diferenciarse del gobierno precisamente en eso, en la transparencia y la honestidad de sus funcionarios.

                Pero, imprevistamente, Alfredo Yabrán hizo una vez más su voluntad y puso al país frente a los medios de comunicación, en una suerte de aturdimiento colectivo que mezclaba el estupor con la incredulidad.

                Y los medios montaron su show e hicieron su negocio. Algunos con las patrañas más viles, como la de trucar fotos para ofrecer testimonios falsos o anunciar, desfachatadamente, “no se deje engañar: la primicia la dimos nosotros a las 15.01”, como si a algún bien nacido pudiera interesarle semejante estupidez.

                Del vértigo y de la confusión, sin embargo, rescatamos que superado el efecto Yabrán, los ojos más atentos deberán volver urgentemente al conflicto con Irán. Ése no es un tema menor y está en juego mucho más que el chisporroteo diplomático y las declamadas sanciones comerciales que la nación persa le impondría a la Argentina. Está en juego la vida de mucha gente, inocente e impensada, y no estamos en condiciones de quedarnos con las bocas abiertas y los brazos cruzados sin saber qué medidas tomar para prevenirnos.

                Las antenas de la percepción, mientras tanto, se orientan hacia la frontera con el Paraguay.

 

(Número 16)

Yabrán y el ocaso de los ídolos

En la edición impresa, págs. 4 y 5

Escribe

Claudio Portiglia

 

                Tal vez el llegar a comprender qué razones mueven la conducta del suicida sea uno de los enigmas más difíciles de resolver para el saber humano.

                Ante cualquier suicidio  -y aun cuando quien tomara la determinación de acabar con su propia vida dejara testimoniado por escrito los motivos de su decisión-, todas las conjeturas aparecen como posibles y, mejor aún, como razonables. Ahora, si el suicida se llama Alfredo Yabrán, las conjeturas abandonan su razonabilidad y se internan en el mundo de las leyendas y los mitos.

                Alfredo Yabrán fue, acaso, el argentino más poderoso de las dos últimas décadas.

                Así como cuenta la leyenda que Aristóteles Onassis, el mítico magnate naviero greco-argentino, comenzó el derrotero hacia la fortuna incalculable vendiendo baratijas en el puerto porteño, Alfredo Yabrán se inició repartiendo helados; y en la cumbre de su poder todavía, aunque frente al presagio del ocaso, se autodefinió como un simple cartero.

                Alfredo Yabrán no dejó resorte del poder terreno sin afectar. Creció con las sombras protectoras de las dictaduras militares, atravesó con fortuna creciente todo el alfonsinismo y se consolidó a principios de los noventa con los gobiernos menemistas. Tuvo fluidos contactos con la más alta jerarquía eclesiástica, supo de los favores de la diplomacia norteamericana y el poder económico vernáculo le respondía en su casi totalidad, lo mismo que buena parte de los principales referentes extranjeros.

                Es fácil deducir que le sobraron razones a Alfredo Yabrán para sentirse todopoderoso.

                A la usanza de los dioses olímpicos, mantuvo rigurosamente protegida su fisonomía que sólo revelaba a los elegidos. Sus visitas terrenas, sin embargo, engendraron una prolífica descendencia de naturaleza variada; héroes y semi-dioses que al tiempo que magnificaron su poder, lo infectaron de vulnerabilidad humana y perfilaron la tragedia.

                Alfredo Yabrán, al tiempo que creía ciegamente en su omnipotencia, presentía las lindes de su finitud. Sabía tan bien como los dioses que su poder radicaba en el misterio; y creó en derredor de sí mismo un oscurantismo cuasi religioso que había prohibido develar. No le era lícito al común de los mortales comer del árbol de la sabiduría yabraniana. Quien se atreviera a revelar el secreto se convertiría, automáticamente, en el príncipe de los pecadores.

                De la violación de la caja de Pandora, al lascivo mordisco que Adán propinó a la manzana, toda analogía se ajusta convenientemente. Las distintas versiones humanas del pecado original convergen en un mismo concepto. Y así como existen los dioses, desgraciadamente para ellos existen también sus criaturas.

                Apologistas como Domingo Cavallo se atreven a contar una parte de los hechos, pero se cuidan muy bien de revelar identidades. Anotician, pero no muestran; no quitan el velo; no sacan a la luz.

                El Ángel Caído de Alfredo Yabrán bien pudo llamarse José Luis Cabezas. Su curiosidad y su ambición se atrevieron a lo imposible y su coraje alimentó su inconciencia. A él le había sido concedida la oportunidad maldita: enfocó el objetivo con su cámara y gatilló sobre Yabrán. Posiblemente, más de una vez. Con el producto de uno de sus disparos, publicó su demostración de que podía. Tal vez al resto lo guardó celosamente. Así se sintió dueño de la llave: por fin a un mortal le estaba dado develar el misterio. Nada más tentador en la vida de los hombres.

                Pero los dioses no suelen permanecer inactivos. O están conmigo o están contra mí, habrá pensado el poderoso empresario cuando, presa todavía del asombro que le produjo la osadía del reportero, confesó que sacarle una foto era como pegarle un tiro en la frente. Y el tiro se lo pegaron al infortunado Cabezas.

                La venganza parecía consumada y la grey de los fieles combatía dialécticamente con las huestes liberales y la tenebrosa razón de los ateos. Como en una paráfrasis de Nietzsche, comenzaba el ocaso del ídolo. No cabe a la naturaleza de los dioses el sucio manoseo de los siervos de la gleba; mucho menos la prisión o la burla.

                Y aunque media humanidad se resista a creerlo -como también se resistió a la desaparición de otros íconos a lo largo de la historia-, en el mediodía del 20 de mayo Alfredo Yabrán se voló la cabeza. Por propia determinación, como corresponde a su pretendida naturaleza divina. Es decir, como corresponde a su sobre-naturaleza.

                Nada más difícil de aceptar para este mezquino saber humano. Si los dioses son los dueños de la vida y la muerte de sus criaturas, deben serlo también de sus propias vidas y de sus propias muertes. Aunque estas líneas no pasen de una burda manera de intentar la explicación de un suicidio.

 

(Plural Número 16)

Primeras impresiones

Relevamiento de Marisa Calvo, Eduardo Alberti, Matías Genovesi, Santiago Cantenys, Emiliano Constanzi y Elvi Simona

Tras la muerte de Yabrán

 

De nuestra redacción

 

                Aunque no de manera determinante, ya que un análisis posterior y fundado permite revisar las ideas y corregir los enfoques, las primeras impresiones sobre un hecho que provoca conmoción, suelen aportar la frescura del impulso que las mueve y, consecuentemente, llevar una alta dosis de sinceridad.

Por eso nos pareció interesante compilar lo que se dijo apenas se conoció la noticia de la muerte de Alfredo Yabrán y los que se transcriben son algunos de los testimonios más significativos.

 

                .“ ¡ Qué tragedia !”  (Gustavo Prellezo)

               

                . “Jamás imaginé que pudiera suicidarse. Lo único que se me ocurre pensar es en un quiebre moral.”  (César Jaroslavsky)

 

                . “Toda muerte me conmueve. Como ser humano lo lamento y envío mis condolencias a la familia.”  (Domingo  Cavallo)

 

                . “Verifiquen esa información.”  (Carlos Menem)

 

                . “Esta muerte resuelve el problema de muchos, pero complica la vida de otros.”  (Luis “Chango” Torres)

 

                . “Yo no quería un final así.” (José Luis Macchi)

 

                . “Una muerte no resuelve otra muerte.”  (Graciela Fernández Meijide)

 

                . “Se mató porque tenía dignidad.” (Carlos “Coco” Mouriño)

 

                . “Para nosotros, en este caso hay una sola víctima, que es José Luis Cabezas.”  (Gladys Cabezas)

 

                . “Se le habían cerrado todos los grifos.”  (Eduardo Duhalde)

 

                .  “Lo desmentimos totalmente. Acabo de hablar a la parroquia y Martorell lo niega; hace mucho que no se hablan.”  (Guillermo García Caliendo - Arzobispado de Córdoba)

 

                .  “Si el llamado hubiese existido, no hubiese pasado esto.”  (Padre Daniel Nardi - Arzobispado de Córdoba)

 

                .  “Es una muerte rara y sorpresiva. La del suicidio es una figura muy fuerte.”  (Cristina Fernández de Kirchner)

 

                .  “Ha sucedido una cosa repugnante. Esa cosa tiene nombre y apellido: Domingo Cavallo.”  (Wenceslao Bunge)

 

                .  “En esto hay que tener prudencia.”  (Carlos “Chacho” Álvarez)

 

                .  “¡ También quieren que opine de esto !”  (Julio Grondona)

 

                .  “No se deje engañar. Nosotros le dimos la primicia.”  (Crónica T.V.)

 

(Número 16)

Los ocho fundamentos de un pálpito

Le erramos
(pero no tanto)

Conjeturas tras la muerte de Alfredo Yabrán

 

De nuestra redacción.

 

                La hipótesis saltó explosivamente en medio de la catarata informativa que provocó el suicidio de Yabrán: “Apuntá para el ´99 la fórmula Menem-Kirchner (se refería a Cristina Fernández de), y jugale unas cuantas fichas”.

                ¿Los fundamentos de la hipótesis? Apenas un puñado de conjeturas.

                Primero, el suicidio de Yabrán debilita nuevamente a Duhalde, que tras la orden de captura librada por el juez Macchi había recuperado la iniciativa y el optimismo.

                Segundo, debilitado el auto-proclamado candidato natural, al justicialismo no le quedan muletos. A Ortega le faltan muchas horas de vuelo todavía y el resto viene lejos, demasiado lejos.

                Tercero, los vientos re-reeleccionistas lejos de disgustar, como ocurría hasta no hace mucho, ya entusiasman a más de uno, inclusive a varios duhaldistas conspicuos.

                Cuarto, la Alianza no da pie con bola. Mientras Graciela sigue errando el discurso, como volvió a ocurrir tras la muerte del empresario, De la Rúa tendrá que combatir el grano de los retornos en el corazón radical de la Legislatura porteña y, simultáneamente, contar una y otra vez, con lujo de detalles, qué grado de vinculación mantuvo con Yabrán después de haber sido uno de sus abogados en los comienzos. Esto, por lo menos, si pretende despegarse de las sombras de connivencia que su propio partido adjudica al entorno del presidente Menem.

                Quinto, el hipotético esclarecimiento del atentado contra la AMIA, junto con un paquete de ajustes colaterales en la justicia federal, le devolvería al presidente la confianza perdida de ciertos sectores que adhieren al resto de su política de gobierno.

                Sexto, aunque entre bambalinas y con dudosa eficacia, se aproxima un acuerdo con Gran Bretaña para la explotación conjunta de algunos recursos naturales en Malvinas. Esto le daría letra al gobierno para esbozar el trazado de un plan que desemboque en la reivindicación de la soberanía.

                Séptimo, Cristina Fernández de Kirchner combatió, desde adentro del justicialismo, las presuntas inmoralidades del entorno menemista. Esa actitud le dio chapa de transparente y corajuda. Además es mujer -lo que a estas alturas de la política no es poca cosa-, es joven y es del sur, bien cerquita de Malvinas por cuya recuperación ha bregado siempre. Y como el sur también existe desde que Benedetti instaló su presencia, no vendría mal incorporarlo a las altas esferas de la política nacional.

                Y octavo, Kirchner esposo necesita la reelección para conservar el poder en su provincia y, crítico y todo de la gestión de gobierno de Menem, ya habría recibido el guiño que le otorga luz verde.

                En fin; apenas un puñado de conjeturas que sólo se encarga de alimentar esta rara alquimia donde se cuece la razón del poder.

 

(Número 16)

La otra campana

Derecho a réplica / edición impresa, págs. 24 y 25

Escuela San Francisco de Asís de Arribeños

 

Llegó a nuestra redacción una circular firmada por los sacerdotes y consagradas de la Fundación Apostólica Mariana que, según tenemos entendido, fue entregada a la prensa la semana pasada. Como Plural no tuvo acceso a ella en tiempo y forma procedentes, cumple en publicarla con la presente edición.

 

Nota de los padres Aldo, Walter y Comunidad de Consagradas de la FAM.

 

                A nuestros hermanos en la fe:

 

                Ante las circunstancias vividas en la comunidad, y después de haber expuesto el Padre Walter la verdad de los hechos con autorización del Sr. Obispo Monseñor Mario L. Maulión, en la reunión extraordinaria del Honorable Concejo Deliberante de General Arenales el día 6 próximo pasado, creemos conveniente puntualizar algunas cuestiones confiando en las palabras de Jesús de que “la verdad os hará libres”.

 

                La Fundación Apostólica Mariana.

 

                Las Asociaciones Públicas de Fieles están previstas en el título V del libro II del Código de Derecho Canónico de la Iglesia Apostólica Romana. Se basan en el derecho a asociarse que tienen los bautizados en la Iglesia, a efectos del cumplimiento de determinados fines propios de la misma, evangelización, obras de caridad y asistencia, etcétera.

                La Fundación Apostólica Mariana es una Asociación Pública de Fieles erigida por el entonces Obispo de San Nicolás de los Arroyos, Monseñor Domingo Salvador Castagna, por decreto Nª 30/85 del 19 de agosto de 1.985. En el artículo 2ª del mencionado decreto a tenor del canon 314 del CIC, se aprobaron los estatutos; y en el artículo 3ª, se nombró como presidente de la misma a quien es su fundador, Presbítero Efraín Sueldo Luque.

                Esta Asociación tiene cuatro ramas:

1) La Fraternidad Mariana Masculina, integrada por catorce sacerdotes que están a cargo de cuatro parroquias en las Diócesis de San Nicolás, una en la de Venado Tuerto, dos en la de Viedma y una en el Centro de Estudios Santa Teresa de los Andes, en Arrecifes.

                                                                                                                                                                                                    2) La Fraternidad Mariana Femenina, rama de consagradas seculares, con veintiún miembros distribuidos en cinco comunidades en las Diócesis de San Nicolás, Venado Tuerto y Arquidiócesis de Corrientes.

3) El Movimiento Laical Mariano, integrado por doscientos ochenta y cuatro laicos casados y solteros, distribuidos en diecisiete comunidades en las Arquidiócesis de Buenos Aires, La Plata y Corrientes, y las Diócesis de Lomas de Zamora, San Nicolás, Azul, Mar del Plata, Viedma y Bahía Blanca.

4)  La Fraternidad Madres del Amor Hermoso, donde se consagran mujeres viudas y solteras mayores de cuarenta años, la cual actualmente está integrada por dieciocho miembros distribuidos en las Arquidiócesis de Buenos Aires y Córdoba, y las Diócesis de Quilmes, Azul y San Nicolás.

                Cuadra destacar que en la Diócesis de San Nicolás, a su vez, existen otras asociaciones similares a la FAM, a saber: las Hijas de María del Rosario de San Nicolás, fundación femenina que cuenta en este momento con diecinueve miembros, erigida por Monseñor Castagna el 15 de agosto de 1.994; y la Asociación Privada de Fieles Hijos del Sagrado e Inmaculado Corazón de María que cuenta en este momento con nueve sacerdotes y nueve seminaristas y fue autorizada recientemente por Monseñor Mario Maulión, Obispo de San Nicolás. Ambas asociaciones han tenido origen en el acontecimiento mariano de María del Rosario de San Nicolás.

 

                La conducción de la escuela secundaria:

 

                La señora Nélida M. De Fotti (q.e.p.d.) ocupó en carácter de suplente el rectorado del Instituto desde el 1 de marzo de 1.990. Por no tener título habilitante de Profesora de Nivel Medio, debió cesar en sus funciones el 12 de enero de 1.993, por actuación Nª 21.889/92 de la SNEP (Superintendencia Nacional de la Enseñanza Privada). El cargo quedó vacante durante cuarenta y un días, hasta el 22 de febrero de 1.993, fecha en que fue nombrada como rectora titular la consagrada María Celina Caire, Profesora en Letras de Nivel medio, por la misma SNEP.

 

                El edificio de la escuela:

 

                A comienzos de los años ´90, comenzó a desarrollarse la inquietud de ampliar las instalaciones, para contar con un salón de actos apropiado a la población escolar. Estas inquietudes derivaron en la constitución de la Comisión Pro-Obra, aprobada por Prol. Nª 238/92 de Monseñor Castagna, el 30 de diciembre de 1.992 dicha Comisión levantó la estructura de un futuro edificio en el patio descubierto de la escuela cuyo costo fue de aproximadamente ciento sesenta mil pesos.

                A principios de 1.993, se producen copiosas lluvias en todo el oeste bonaerense, que provocan inundaciones y que en algunos lugares de Arribeños traen aparejado el ascenso de las napas de agua. Esto ocurre en el predio de la escuela, comenzando a descender los cimientos del edificio original. Ello motiva que se solicite el apoyo del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires, a través de la Municipalidad de General arenales, para realizar estudios técnicos del comportamiento del suelo en todo el predio. A su vez, se solicita un subsidio de ciento cincuenta mil pesos a dicho Ministerio, a fin de continuar la obra del nuevo edificio.

                Cuando el Ministerio comprueba la modificación del suelo, aconseja la interrupción de la obra hasta tanto se realicen futuros estudios de mayor complejidad en costo y tiempo, por lo cual se aconseja a las autoridades de la escuela buscar otra solución haciendo uso del subsidio solicitado, que llegaría de un momento a otro. Por ello, el entonces Representante legal, Padre Gabriel Landesa, habla con el presidente del directorio de la Empresa Curti, consiguiendo la conformidad del mismo para comprar un inmueble de dicha firma, apto para ser reciclado para escuela.

                Esta operación no puede concretarse por problemas internos de la empresa. Por ello, y después de considerar la posibilidad de construir un edificio nuevo en un predio donado por la Municipalidad de General Arenales (que se descarta por los costos que insumiría dicha construcción), se opta por volver al proyecto original, con la correspondiente asunción de los riesgos antes expresados.

                Por ello, se han remitido al Obispado de San Nicolás los antecedentes del caso, para que éste determine el camino más conveniente a seguir. Mientras tanto, el subsidio se encuentra depositado en el Banco provincia, sucursal General Arenales, en forma de plazo fijo que se renueva mensualmente, a la espera de ser utilizado. Todo lo expresado es informado periódicamente al Ministerio  de Obras y Servicios Públicos de la Provincia.

               

Dado en Arribeños, el 13 de mayo de 1.998, fiesta de Nuestra Señora de Fátima.

Padres Aldo, Walter y Comunidad de Consagradas de la FAM.

 

(Número 16)

Un tipo bien parado

Chilavert: emblema de Paraguay

Editorial

 

                Se largó el Mundial de Francia y con él empezaron las apostillas de los enviados especiales. Esas breves pinturas cotidianas sirven para describir un escenario, recrear un ambiente, introducirnos imaginariamente en un mundo de  pequeñas epopeyas, sentirnos partícipes. Y como no podía ser de otra manera, uno de los protagonistas excluyente de esas historias diarias, volvió a ser el paraguayo Chilavert.

                Chilavert pertenece a esa clase de héroes épicos que despiertan favores y antipatías en proporciones equivalentes. Pero como ocurre con todas las grandes antinomias humanas, el amor y el odio están más próximos de lo que nos atrevemos a reconocer. Y como ambos habitan en el corazón de la gente -ese corazón que, al decir de Pascal, “tiene razones que la razón no entiende”-, la gente expresa sus sentimientos, desafía los preceptos y las reglas que impone la dictadura de la diplomacia y libera su admiración por los transgresores que la interpretan. No nos engañemos: lo aplaudan o lo censuren, la gente lo admira a Chilavert. Y lo que se admira se quiere, aunque no se comparta.

                Por una de las tantas apostillas, nos enteramos que ese muchachote robusto que embiste contra las cámaras y que cada tanto agita sus puños, con su cara de malo y su metro ochenta y ocho de estatura, tiene un pie demasiado pequeño, al punto que su calzado es menor de cuarenta. La obviedad de la relación nos exime de comentarios: “Poca base para semejante físico; con razón anda a los tumbos”. Sin embargo, y contra lo que indica la corriente, creemos que Chilavert es un tipo bien parado.

                Muchas líneas cargadas de moralina se leyeron por los días que corren atacando al arquero guaraní. Todos sabemos de sus desplantes, de sus frecuentes encontronazos con la prensa, del impacto certero de sus palabras cargadas de sarcasmo, de la dureza de una mirada que intimida. Pero como nos ocurriera otras veces con Maradona, nos queda la impresión de que detrás de la máscara, desmontada la armadura del personaje, aparece la real dimensión de un hombre íntegro. Y confesamos que la justificación no nos resulta fácil a la luz de lo que trasciende. Pero prescindiendo de la frase descontextualizada, de la cámara oportunista, del micrófono malintencionado, nos convence la fuerza de su convicción, su valentía para enfrentar las adversidades, la fe con la que construye su destino sin renuncios ni quejas, el espíritu ganador y esperanzado que contagia coraje y que tan bien alimenta la personalidad muchas veces vacilante de la mayoría de sus jóvenes compañeros. Nos admira el respeto que inspira, la encendida defensa que de él hacen quienes lo conocen de verdad, la varonil ternura con la que profesa la docencia, su disposición para poner la cara por él y por los demás, su actitud y su autocrítica y su comportamiento público, si no cortés, al menos comprometido y responsable.

                Con certeza señala Lipovetsky que vivimos en la era de la seducción y que ya no hay cabida para las revoluciones heroicas. Reclamamos, sin embargo, nuestro derecho a resistirnos. Las legiones que arremeten contra los modales de Chilavert, practican acabadamente los rituales de la seducción: Susurran, halagan, adulan, embellecen, distraen. Hacen de la demagogia su razón y su método. Mienten con elegancia. Son hipócritas y cínicos. Son apátridas; son infieles.

                Los héroes, en cambio, encarnan un destino trágico. Conviven con la gloria y la miseria, y cargan con el peso de lo que producen. Gritan y blasfeman, pero por lo general no engañan. Se quieren libres y quieren libres a sus pares. Y oponen a las perversas mieles del poder, las ácidas enzimas de la verdad.

                En tiempos de desvalorización de las palabras, cuando todos somos genios o diosas, no nos resulta sencillo preservar los conceptos. Pero la distancia que separa a los héroes de los miserables, se mide por la perdurable adhesión que reciben aquéllos, aun más allá de sus propias vidas y de sus propias voluntades, y por la pronta consumición de éstos en los fuegos de la vanidad y en las cenizas de la indiferencia.

 

(Número 18)